Los horrores de la bomba

Termina nuestra estancia en Osaka. Con las maletas a cuestas nos hemos ido a la estación y hemos cogido el Sakura 551, el shinkansen que nos ha llevado, tras hora y media de viaje, hasta nuestra siguiente escala: Hiroshima.

El tren tiene cuatro asientos por fila, dos a cada lado del pasillo. Como nosotros somos tres, el cuarto asiento lo ha ocupado una simpática abuelita que se ha pasado medio viaje contándonos vete tú a saber qué en japonés, ignorando por completo nuestros gestos de absoluta incomprensión. Incluso nos ha enseñado sus billetes señalando las estaciones de destino (escritas en kanji) para que supiéramos a dónde iba.

Llegada a Hiroshima

Al llegar hemos podido comprobar que la previsión no se equivocaba: estaba lloviendo. Afortunadamente el hotel está bastante cerca de la estación y hay un enorme distribuidor subterráneo que tiene una salida muy cercana, así que nos hemos mojado poco.

No hemos podido entrar en la habitación. Aquí es habitual que no te dejen entrar hasta las tres de la tarde. Así que hemos dejado las maletas y nos hemos metido en un centro comercial donde hemos aprovechado para comer. La zona de restaurantes estaba bastante llena, puesto que los japoneses comen pronto. Los restaurantes tienen filas de sillas fuera, donde la gente puede esperar, tras reservar mesa, a que les toque su turno.

Nos hemos acercado a uno que tenía la suficiente variedad como para que todos encontráramos algo que nos apeteciera y nos hemos quedado esperando a que saliera la chica para cogernos la reserva. Mientras esperábamos ha llegado otra persona y se ha apuntado directamente en la hoja (colándose, por cierto). Parece ser que aquí lo hacen así. Los restaurantes tienen una carpeta con la hoja de las reservas y un bolígrafo junto a la entrada y la gente se apunta directamente, indicando cuántas personas son. Luego, cuando se vacía alguna mesa, sale y llaman al siguiente que le toca, tachando su nombre cuando entra. Pero el cartel que lo explicaba estaba escrito en perfecto japonés 😦 .

A la hora convenida nos hemos vuelto al hotel. Se trata del APA Hotel Hiroshima Ekimae (o sea, “hotel APA cerca de la estación de Hiroshima”). La habitación de este hotel es más grande, aunque el espacio está mucho peor aprovechado. El baño, sin embargo, es el mismo modelo “compacto” que teníamos en el hotel anterior, elevado unos 20 centímetros del suelo, supongo que para que haya sitio, entre otras cosas, para todas las tuberías y motores que hacen funcionar los múltiples chorritos de agua que puede lanzarte la taza.

El parque conmemorativo de la paz

La cúpula de la bomba

La cúpula de la bomba

No nos hemos demorado mucho, hemos soltado las maletas y descargado parte del peso que llevábamos a cuestas y nos hemos dirigido de nuevo a la estación de tren. La hemos cruzado y hemos cogido el autobús turístico. Este autobús no es como los que sueles encontrarte en otras ciudades, no tiene planta superior sin techo, ni auriculares con explicaciones. Es como una línea de autobús más, pero que recorre los lugares más turísticos de la ciudad. Lo mejor es que lo opera JR y está incluido en el JR Pass.

Nos hemos bajado en la parada Genbaku Dome – mae y hemos hecho una visita rápida del parque, directos hasta el Museo conmemorativo de la paz, porque seguía lloviendo. Afortunadamente, entre el arsenal de cacharros con el que cargamos se incluye una cámara acuática, así que hemos podido hacer alguna foto bajo la lluvia.

Lo primero que te encuentras, al entrar al parque desde ese extremo, es la Cúpula de la bomba atómica. Se trata de uno de los pocos edificios en los que quedó algo en pie tras la explosión de la bomba atómica, y que se ha conservado tal y como quedó, como recuerdo de la destrucción causada.

Llama de la paz

Llama de la paz

De camino al museo también está la Llama de la paz, un monumento dedicado a las víctimas de la bomba, cuya llama, que se encendió en 1964, permanecerá encendida mientras queden armas atómicas operativas en el planeta.

El precio del museo es simbólico e incluye información en múltiples idiomas, incluido el castellano. Recoge pertenencias de gente que sufrió la explosión, así como restos de objetos deformados por las intensas temperaturas. También se pueden ver algunos documentales e información sobre el estado actual de las armas atómicas en el mundo. Hay copias de la orden de lanzar la bomba contra la ciudad y de las cartas de protesta enviadas por el alcalde de Hiroshima durante años a los embajadores y representantes de todos los países que aún poseen armas nucleares.

Ropas de gente expuesta

Ropas de gente expuesta

Objetos deformados por el calor

Objetos deformados por el calor

Reloj parado en la hora de la explosión

Reloj parado en la hora de la explosión

Vista desde el museo

Vista desde el museo

Una réplica de la bomba

Una réplica de la bomba

Al salir del museo hemos tomado de nuevo el autobús turístico hasta el hotel. Más tarde hemos salido a cenar, más o menos a las 21:00. Nos hemos acercado al centro comercial cercano al hotel y lo primero que hemos visto es que cierra a las 22:00. Así que hemos subido rápidamente a la planta de los restaurantes. Como aquí cenan bastante pronto, todos estaban ya vacíos y el personal limpiando y recogiendo. Nos hemos ido a la zona de comida rápida, pero la mayoría sólo ofrecía ya bebidas y algún helado. Al final, al fondo del todo, hemos encontrado un pequeño local con tres mesitas que aceptaba pedidos hasta las 21:30, y donde un hombre muy amable nos ha preparado todo lo que le hemos pedido, incluyendo un menú infantil que llevaba hasta patatas fritas, y dos copas de helado. Es una pena que no admitan propinas, porque se la habría ganado.

Cena en el Ancafe

Cena en el Ancafe

Los postres

Los postres

Vuelta al hotel y a dormir, que mañana hay mejor pronóstico para el clima.

Anuncios
Categorías: Hiroshima | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: